LÉXICO FAMILIAR. Natalia Ginzburg

Léxico familiar

Una novela intimista con un poderoso magnetismo

 

Léxico familiar

Es el  primer libro que leo de esta autora, y ya os puedo decir que no será el último. Me ha gustado mucho su sencillez a la hora de escribir. Es algo que me encanta encontrar en los libros. Creo que la sencillez en la escritura convierte a los libros en lecturas inolvidables.

Esta novela me ha sorprendido. La manera que tiene Natalia Ginzburg de contarnos un episodio tan duro de nuestra historia. Una historia en la que ella vivió un auténtico infierno. A lo largo de todo el texto va combinando acontecimientos importantes con otros más cotidianos y caseros, de ahí su suavidad a la hora de leer esta novela.

También me ha llamado mucho la atención su estilo de vida. Como va superando las dificultades (que no son pocas) con naturalidad, sin dramatismos.

Léxico familiar habla de los Levi, una familia judía y antifascista que vivió en Turín, en el norte de Italia, desde 1930 hasta 1950. Natalia era una de las hijas del profesor Levi. Fue testigo privilegiado de los momentos íntimos de la familia, de ese parloteo entre padres y hermanos que se convierte en un idioma secreto. A través de este léxico tan peculiar vamos conociendo al padre y a la madre de Natalia, unas personas que inundan de vitalidad el libro; veremos también a los hermanos de la autora, a su primer esposo, a políticos de gran valía y a muchos de los intelectuales que animaban las tertulias en estas décadas tan importantes del siglo XX.

Un libro basado en hechos reales pero que se lee como una novela.

Natalia Ginzburg

Oriana Fallaci, que entrevistó a la autora, describió a Natalia Ginzburg con estas palabras: «Ni guapa ni elegante, con rebeca y falda de color azul ceniza, con ese aire un pelín apagado de tía soltera y sin edad definida… Pelo negro, pocas canas y un cuerpo compacto. Buenas piernas, de persona acostumbrada a caminar… Desde luego parece una mujer sana, hecha para llevar cargas y dolores con entereza. Sorprende su voz, como de femme fatale. Es como si fuera la voz de otra, y te atrapa, te fascina…»
Pues esa mujer ni guapa ni elegante fue una de las voces más importantes de la literatura italiana del siglo XX. Nacida en Palermo en 1916, pronto se trasladó a Turín y luego, ya casada con Leone Ginzburg, vivió en Roma hasta que su marido fue asesinado en una cárcel de la capital por las fuerzas fascistas. Entre sus obras más conocidas, además de Léxico familiar, que en 1963 fue galardonado con el Premio Strega, destacan Las pequeñas virtudes, Querido Miguel, El camino que va a la ciudad, Familias y su colección de ensayos Las tareas de casa y otros ensayos. Ginzburg trabajó muchos años como redactora para la editorial Einaudi, en su sede de Roma, ciudad donde residía cuando murió, en 1991.

Una lectura muy recomendable.

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar