LOS PASOS QUE NOS SEPARAN. Marian Izaguirre

Los pasos que nos separan
Los pasos que nos separan

¡Es tan fácil leer a Marian Izaguirre! No tienes que hacer ningún esfuerzo, sólo leer. Ella, lo hace todo por ti, no sé muy bien cómo, pero tiene un don mediante el cual hace que entres dentro de la historia y la vivas, la sientas y la disfrutes.

En Los pasos que nos separan vuelve a repetir la fórmula de dos historias en una, como en su anterior novela La vida cuando era nuestra.

Una historia es la de Salvador y Edita. Se conocieron en Trieste en la primavera de 1920. Ella de Liubliana y él de Barcelona. Los dos en la veintena.  Salvador trabajaba con una beca en el estudio de un escultor famoso. Ella estaba casada y con una hija.

Edita describía así a su marido:

“Gottfried era un marido apacible y aburrido, como suele serlo la realidad cuando le extirpan los sueños”

La otra historia transcurre ya en los años 70. Salvador intenta revivir con un viaje, donde fue feliz. Como compañera de viaje busca a Marina, una joven estudiante, en un momento crucial en su vida.

En esta novela Marian Izaguirre nos habla de amor, de culpa, de perdón, y también de maternidad.

El amor: Podríamos decir que esta obra trata de una gran historia de amor. Un gran amor, entre Salvador y Edita, que está por encima de todo.

La culpa: El gran motor de este relato, creo que es la razón del libro. “Esa culpa (como dice Salvador) que no sirve para nada, solo es una trampa”.

El perdón: la búsqueda del perdón, a veces tan necesario y que no siempre llega.

La maternidad: habla en varias ocasiones de la maternidad, de sus consecuencias y el derecho a decidir.

La lectura de los textos de Marian Izaguirre, como he apuntado antes, es muy fácil y agradable, pero también son lecturas muy intensas, te dejan un poso grande cuando la finalizas.

En esta ocasión al acabar el libro las preguntas que me vienen a la cabeza son: ¿Edita realmente vivió la vida que quería vivir? ¿Ella pudo decidir?, o decidió por ella Salvador. ¿Ella se resignó e intentó ser feliz?

“la culpa no es un martillazo fuera de sitio (como creía Salvador). A veces atina y da donde tiene que dar.”

Continúa leyendo LOS PASOS QUE NOS SEPARAN. Marian Izaguirre